Ad image

Regreso a clases, el calvario de verano.

respuestaenlinea
4 Min Read
REGRESOACLASESPor Mauricio Zapata
Cd. Victoria, Tamps.- Inicia la cuenta regresiva para el regreso a clases y con ello el gasto que implica el nuevo ciclo escolar, en donde un padre de familia tiene que desembolsar hasta dos mil pesos por hijo.
Entre útiles, cuotas escolares, uniformes, zapatos, tenis y demás ropa para iniciar el curso académico sin contar con otro tipo de erogaciones, prácticamente el verano se vuelve un calvario económico para cualquier familia.
El mayor gasto, paradójicamente, se da en las familias con hijos en escuelas  primaria y/o secundaria, niveles en donde más se exige y que curiosamente es el que en peores índices representa.
A unos días de que inicie el ciclo escolar 2013 – 2014, los padres de familia viven el “caótico” gasto del regreso a clases, en donde los directivos de los planteles escolares siguen abusando, sobre todo de las clases con menos recursos.
Y es que cada lista que entregan a los padres de familia lleva el estilo y toque de su respectivo profesor, es decir, cada docente pide ciertos requisitos en la compra y forro de los útiles lo que incrementa el pago para la adquisición de los útiles.
Javier y Perla tienen dos hijos: el mayor apenas cursará el primer grado en la secundaria, el otro pasó a quinto y por cada uno tuvieron que desembolsar mil pesos para iniciar el siguiente periodo escolar que se pone en marcha el 19 de agosto.
Javier, es empleado comercial cuyo salario es de cuatro mil 800 pesos al mes; Perla, su esposa, hace trabajos en computadora en casa, sus ganancias son variadas, sin embargo el promedio mensual es de mil 500 pesos.
Para este ciclo escolar tuvieron que ahorrar durante dos meses, las vacaciones pasaron a segundo término, no hubo para ir más allá del río.
La cuota escolar en la primaria Pedro José Méndez fue de 350 pesos, el uniforme que tuvo que adquirir de manera obligatoria en ese plantel fue 150 por la playera del diario, más otros 150 por la de educación física; 120 el pantalón; 100 por los tenis y 150 por los zapatos del diario.
Además, los útiles representaron una erogación de entre 850 y mil pesos, es decir, mil novecientos pesos para uno de los pequeños, el de la primaria.
El que va en secundaria fue más gasto, puesto que el uniforme completo que exigen en la Secundaria 2 fue desde la camisa hasta los calcetines, el uniforme de educación física y aún falta el tipo de forro que cada cuaderno debe llevar según la exigencia de cada profesor.
Lo anterior implica que esta familia tuvo un gasto superior a los cuatro mil pesos, casi lo que gana el papá durante un mes.
“La ventaja es que la lista de útiles del más pequeño nos la dieron desde junio y los útiles y demás los pudimos comprar de poco a poco”, dijo Perla.
“Y eso que no estamos contando la mochila, que como esta buen estado la seguirán usando, si no estaríamos hablando de otros 300 o 400 pesos en esto de las compras”, añadió.
Pese a haber un estricto control en los precios de los útiles por parte de las autoridades federales, éstos han sufrido un incremento desde el mes de mayo hasta de un diez por ciento más.
Lo cierto es que el regreso a clases ya comenzó con las compras de los útiles y que deberán presentar desde el primer día de clases.
Share This Article