Ad image

Gastan 371 mdp más en la sede del Senado.

respuestaenlinea
5 Min Read
El proyecto iniciado en 1994 aún no se da por concluido; hasta septiembre de 2013 se habían erogado 4 mil 50 millones de pesos.
El proyecto iniciado en 1994 aún no se da por concluido; hasta septiembre de 2013 se habían erogado 4 mil 50 millones de pesos.

La construcción y adecuación constante de la nueva sede del Senado de la República llegó ya a los cuatro mil 50 millones de pesos, pues en tan sólo tres meses consumió 17 millones 537 mil pesos, informó el propio Senado.

Inmerso en una dinámica de mayor transparencia, este fin de semana, el Senado, que preside Raúl Cervantes, hizo públicos sus estados financieros al 30 de septiembre, para que la población conozca cuál es la forma en que administra el dinero que le es entregado.

En el rubro Construcciones en proceso en bienes propios, el Senado reporta que ha erogado un total de cuatro mil 50 millones 468 mil 527 pesos hasta el 30 de septiembre de este año; muestra también que para el mismo periodo del año pasado, el monto era de tres mil 679 millones 191 mil 84 pesos; es decir, en un año, la obra aumentó su costo en 371 millones 277 mil 443 pesos.

El 5 de abril de 1994, el entonces subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda, Carlos Ruiz Sacristán, encabezó la firma que creó el Fideicomiso 1705 para apoyar la construcción y equipamiento de la nueva sede de la Cámara, con un capital de 39 millones 421 mil 250 pesos, todavía representados en el documento con el transitorio signo de nuevos pesos.

Por parte del Senado firmaron el senador Nezahualcóyotl de la Vega, en su calidad de presidente de la Comisión de Administración del Senado, y Morelos Canseco Gómez, entonces Oficial Mayor de esta instancia legislativa.

Así, el Fideicomiso 1705 se registró en la Secretaría de Hacienda en el Grupo Temático de Infraestructura, con la clave de registro 700001200047, con el Objeto de “adquisición de terrenos, así como edificación y equipamiento del recinto que albergará a la Cámara de Senadores”.

Desde 1994 hasta 2000, la Secretaría de Hacienda instruyó al Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), en su calidad de Fideicomitante, a comprar terrenos, encargar los estudios de factibilidad, de impacto ambiental y tramitar todos los permisos.

Los terrenos

El Fideicomiso 1705 adquirió siete terrenos en avenida Hidalgo 5; calle Santa Veracruz números 1, 7, 8 y 12, así como en Aquiles Serdán 14 y 20, que es una zona cercana a su sede histórica de Xicoténcatl 9, y donde comenzaron a hacerse labores de perforación.

Al concluir los gobiernos federales del PRI, en 2000, el Senado también tuvo un nuevo rostro, en el cual el PRI tuvo como acompañante en el gobierno interno de esta Cámara al PAN, entonces coordinado por Diego Fernández de Cevallos, quien junto con Enrique Jackson, del tricolor, retomaron el proyecto, pero encargaron un estudio a la UNAM para saber si esa zona de Eje Central, atrás de Bellas Artes y en contraesquina de Correos, era el mejor espacio.

De acuerdo con el documento de conclusiones, la Facultad de Arquitectura de la UNAM, detectó siete desventajas de esa zona, entre ellos menor plusvalía, inseguridad del subsuelo, inseguridad del entorno social y generación de conflictos viales.

La UNAM recomendó al Senado construir en Reforma e Insurgentes, en un diamante compuesto por siete terrenos entre Reforma, un trozo de Ferrocarriles Nacionales, París y Madrid; argumentó que a pesar de que el subsuelo es fangoso, la segunda capa es sólida y unos cimientos correctos generaba más seguridad; además, la plusvalía es superior y pese a lo que se pensaba, la generación de caos alrededor sería menor.

Share This Article