SUSTANCIA TÓXICA VERTIDA EN RÍO SAN JUAN CAUSA MORTANDAD DE PECES.

unnamed (1)Miguel Alemán, La presa Marte R. Gómez también podría estar en grave riesgo de sufrir contaminación, al verse afectado el afluente del río San Juan que atraviesa por las comunidades rurales del sur del municipio, luego de que manos criminales lanzaron alguna sustancia tóxica que está provocando la muerte de una considerable cantidad de peces.

 

Lo anterior logró establecerse luego de que un pescador observó como el chofer de una pipa de color blanco (de las que trabajan en las compañías que exploran y explotan los pozos de gas natural en esta región) detuvo la marcha de su unidad en el vado del río San Juan, entre Arcabuz y La Lajía, y derramó sin recato alguno, miles de litros de una sustancia tóxica que transportaba.

Rápidamente, el pescador dio aviso a sus compañeros y éstos a las autoridades, debido a que están conscientes de que la sustancia derramada afectará directamente su actividad y pone en riesgo la salud de las familias y del entorno ecológico.

Al día siguiente de que se vertió la sustancia tóxica, los peces (sardinas, bagres, carpas y mojarras) empezaron a flotar y a desintegrarse.

“Los peces se deshicieron cuando traté de sacarlos de las redes y eso nunca lo habíamos visto”, indicó un pescador.

Otro pescador dijo que del afluente desaparecieron pelícanos, patos, gatos silvestres y tejones: “Los peces los abandonaron en la orilla, detectaron el olor de la sustancia y ya no se lo comieron, todo desapareció”.

Mientras tanto, personal de Petróleos Mexicanos visitó el lugar y se quedó para levantar muestras del agua y analizarla, a fin de determinar qué fue la sustancia que se derramó intencionalmente e identificar también a la persona y compañía que incurrió en ese delito.

Angel Anaya, de UAT-CEPROTAM, empresa que trabaja para PEMEX, informó que las muestras que se recogieron en diversos lugares del río serán inmediatamente analizados.

La idea es detectar hasta dónde ha avanzado la contaminación y detenerla antes de que llegue a la presa.

“Tenemos 8 días sin sacar pescado, éste es nuestro modo de vida, de aquí le damos de comer a nuestras familias; y no sólo nosotros somos los afectados, todavía faltan los ganaderos y agricultores”.

Precisamente, los ganadores advierten que vacas y caballos ya no quisieron tomar agua del río.

Los agricultores, a su vez, señalan tener temor de regar sus sembradíos con el agua del río San Juan, debido a que temen perderlos y echar a perder sus tierras.

Los pescadores advierten que ya nadie va a querer comprarles el pescado, debido a que no saben cuánto tiempo vaya a permanecer esta contingencia ambiental.

El daño ecológico: Las aves ya no se acercan a las riberas y los pescados lucen putrefactos en las redes que los pescadores dejaron tendidas para demostrar a propios y extraños la catástrofe que dejó el derrame de la sustancia tóxica.

“Es muy preocupante todo, con decirle que el agua se aclaró y se puso amarillenta; además de que tiene un olor desagradable”, dijo el delegado del poblado San Antonio de Reyna.

Por su parte, el director de Ecología, Juan Barrera Salcido y el director de Protección Civil, Juan Angel Garza Sánchez, recorrieron la zona afectada, tomando fotografías y grabando imágenes con una cámara de video.

Ver Mas

Noticias Relacionadas